Dimes y diretes del noviazgo

¿A qué edad se debe de iniciar una relación de noviazgo?, ¿conviene que los noviazgos sean largos o cortos?, ¿qué tipo de contacto físico debe tenerse en esta etapa?, ¿cómo saber cuándo terminar una relación de noviazgo? Responder estas preguntas implica muchísimas cosas, desde ganarse los abucheos de un buen número de jóvenes, hasta mordernos la lengua por hablar cosas que la mayoría de los adultos no practicamos durante nuestra juventud. A pesar de estos grandes riesgos me atrevo a sugerir algunos aspectos ideales sobre las relaciones de noviazgo. Vale la pena aclarar que cada persona es distinta y por lo tanto cada relación amorosa también, pero reflexionando podemos alcanzar algunas respuestas que la vida misma y el sentido común nos brindan.

La edad ideal para el noviazgo. Si buscamos en el diccionario la palabra novio o novia encontramos la siguiente definición: “Persona respecto a otra con la que mantiene relaciones amorosas con vistas a casarse”. Así, podemos afirmar que el tiempo ideal para iniciar este tipo de relación es cuando las personas involucradas poseen la posibilidad de casarse o por lo menos están cercanos a ella. Con esto no quiero decir que toda pareja de novios debe casarse, ya que el noviazgo es la etapa en que nos conocemos mejor con el fin de definir si el otro es el tipo de persona con quien deseamos compartir nuestra vida. Esta manera de ver el noviazgo descarta como noviazgos ideales a aquéllos que inician en la secundaria o preparatoria debido a que falta mucho tiempo para que la pareja esté en condiciones adecuadas para formar un matrimonio. Por supuesto que se argumenta en contra que los noviazgos a temprana edad no tienen el propósito del matrimonio, ante lo cual surge la pregunta: si esos noviazgos no tienen por intención un matrimonio, ¿entonces para qué invertir tanto tiempo a una sola persona? En esos momentos lo ideal es sostener relaciones de amistad y disfrutarlas al máximo, ya que después vendrán tiempos de una vida comprometida a una sola persona.

La duración de una relación amorosa. Definir el lapso ideal de un noviazgo no es cosa fácil ya que entran muchos factores. Cuando dos personas que sido amigos previamente deciden iniciar una relación de noviazgo, no necesitan que transcurra mucho tiempo para conocerse, debido a que su amistad les ha permitido hacerlo. Por otra parte quien decide casarse con una persona que tiene poco de conocer, por ejemplo de cuatro a seis meses, está corriendo un riesgo muy grande. En los noviazgos largos los riesgos son distintos ya que tienen que ver con el tipo de relación que se ha establecido. En muchas ocasiones los noviazgos largos se sostienen basados en el cariño natural que se ha generado a lo largo del tiempo y no se reflexiona respecto a qué tan conveniente es la otra persona como cónyuge. La realidad es que los noviazgos largos suelen darse en quienes iniciaron la relación a muy temprana edad, cuando no es recomendable hacerlo.

Contacto Físico en el noviazgo. En una conferencia sobre noviazgo que impartí hace tiempo, una jovencita me preguntó hasta dónde se debe tener contacto físico en el noviazgo. Mi respuesta es muy sencilla, en una relación así se puede hacer todo aquello que nos atrevamos a hacer y hablar delante de los suegros o de nuestros padres, ya que si no queremos hacerlo se debe a que reconocemos que es incorrecto para ese tiempo. Por supuesto que un matrimonio no practica el sexo o caricias íntimas delante de los demás, pero puede hablarlo confiadamente ante sus padres o suegros.

Cuando romper una relación. Es importante tomar en cuenta que los defectos que vemos en la pareja no desaparecen con el matrimonio, por el contrario, aumentan. Para saber si es necesario romper una relación podemos partir de considerar que no se den peleas o conflictos frecuentemente. Esas relaciones en que constantemente hay celos y pleitos no son recomendables. También conviene terminar aquella relación en que alguna de las partes tiene problemas de adicción a alguna droga o alcohol. Beber hasta embriagarse es una de las principales causas de problemas serios en el matrimonio. Si un joven tiene problemas con la bebida lo más recomendable es que la novia termine la relación y él sea ayudado por especialistas. Aunque a primera vista esto parece poco solidario, recordemos que una pareja de novios no tiene el compromiso de un matrimonio; el consumo desordenado de alcohol es un claro síntoma para concluir una relación. Otro parámetro para terminar un noviazgo es que simplemente alguna de las partes no satisfaga las expectativas del otro en cuanto a responsabilidad, buen trato, respeto, autosuficiencia, independencia, dominio propio, etc. En este sentido soy total partidario del refrán: “mas vale solo que mal acompañado”.

Recordemos que el noviazgo debe ser un tiempo de conocimiento sumamente agradable en el que los novios deben considerar si las actitudes y costumbres de la otra persona les gustan como para vivirlas todos los días. Salomón, el sabio rey de Israel, escribió que todo en la vida tiene un tiempo y que la verdadera dicha viene de vivir cada etapa en su momento correcto. El noviazgo no es el matrimonio y una pareja de novios no debe dedicarse exclusivamente el uno al otro olvidándose de todo lo demás, ya que el tiempo de soltería es para disfrutar de los amigos y de la libertad que gozamos antes de adquirir el compromiso del matrimonio.

Comentarios a: info@rafaelayala.com

CLIENTES