Puntualidad, un factor de confianza



Sabemos que los negocios, como todas las relaciones, se sustentan en la confianza.

Uno de factores centrales para generar credibilidad, y por lo tanto confianza, es ser puntuales. En el estudio “El decálogo del desarrollo”, realizado por Octavio Mavila, expone que una de las constantes que tienen los países del primer mundo que están ausentes de las naciones emergentes es que sus ciudadanos sean puntuales.

Si queremos prosperar en nuestros negocios y empleos requerimos proponernos ser puntuales. Les comparto algunas ideas para lograrlo:

1. Dale total importancia a la puntualidad. Veamos cumplir con los tiempos horarios como una herramienta para prosperar; no sólo como una virtud. Piensa que al hacerlo tus clientes, amigos y colegas te verán como alguien confiable.

2. Registra todas tus actividades en tu organizador. Ya sea que uses agenda de papel o el calendario de tu teléfono o computadora, registra todas tus actividades, para que cuando vayas a programar una nueva, primero revises que tan ocupado estás y programes bien tus tiempos.

3. No satures tu agenda. Es mejor tener una actividad menos al día pero cumplir con todas a tiempo. No satures tu día programando eventos uno tras otro sin tiempo para traslados, descansar o posibles retrasos en alguna de las reuniones.

4. Calcula llegar 10 minutos antes a todas tus citas. No salgas pensando llegar a tiempo, sino antes. Incluso si irás a la sala de juntas de la oficina para una sesión, llega antes. Cinco a diez minutos es adecuado. Si te corresponde instalar el proyector, colocar material en la mesa u otra actividad, llega con 15 minutos de anticipación y prepara todo para iniciar puntualmente.

5. Adelante tu reloj 5 minutos. Esto te permitirá estar siempre un poco antes, lo cual es una ventaja.

6. Calcula tiempos antes de comprometerte. Cuando te pidan una fecha para entregar un trabajo o proyecto, no respondas de inmediato. Primero revisa como está tu semana o mes. Revisa la agenda, considera todas tus actividades, calcula el tiempo que requieres para cumplir y entonces establece la fecha de entrega.

7. No aceptes compromisos a los que no estás obligado o que no son de gente importante. Acéptalo, no tenemos tiempo para hacer todo, entonces hay que hacer lo que es importante.

8. Cuando identifiques que no serás puntual, informa de inmediato. A veces ocurren cosas que nos complican llegar a tiempo o cumplir con una entrega puntualmente. EN cuanto veas esta posibilidad notifica a la persona con la que te comprometiste e intenta recorrer la cita o fecha límite. A la vez, haz todo lo posible por estar a tiempo.

Espero que estas ideas te sean de apoyo. Recuerda que la puntualidad no sólo es una buena virtud, es una de las claves para generar confianza y credibilidad. Esfuérzate por adquirir este hábito.

CLIENTES